Vivian Othilya Luzuriaga Vásquez

 

VIVIAN, estudiante marista; ya en el regazo del Padre de la Vida

 

Para el año lectivo 2013-2014, llegó a nuestra Unidad Educativa la estudiante VIVIAN OTHILYA LUZURIAGA VASQUEZ, ganándose inmediatamente el cariño y la admiración de sus compañeros y personal de la Institución por su sencillez, dinamismo y amplia sonrisa, entre otros valores y virtudes. Con Vivian hemos contado en todas las actividades académicas y extracurriculares organizadas por la Institución durante estos últimos cuatro años; disfrutaba de cada acontecimiento, irradiando siempre fraternidad y alegría. Como familia, junto a sus padres Fausto y Verónica, y su pequeño hermano Diosdado, son testimonio y referente del amor de Dios como ella misma manifestó en algún momento: “en la familia, a cada uno de nosotros se nos fue dado todo lo que nos permite madurar, crecer, vivir; no se puede hacer crecer solo, no se puede caminar solo”. Refiriéndose a su comunidad de fe, la Iglesia, escribió: “Me ayudó mucho en mi vida que gracias a la comunidad en que estoy, este caso católica, maduré, crecí y viví como Dios lo quiso” (Textual de su cuaderno de Educación Religiosa Escolar).

 

El domingo 30 de octubre, a sus 15 años recién cumplidos y mientras presenciaba con su familia del Festival Acrobático de la Policía Nacional, desarrollado en el estadio Etho Vega de esta localidad, en el contexto del noveno aniversario de provincialización de Santo Domingo de los Tsáchilas, fue herida en su tórax por uno de los proyectiles disparados en las demostraciones de tiro del Grupo de Intervención y Rescate (inadmisiblemente se usaron balas de verdad). En el hospital Gustavo Domínguez confirmaron la ausencia de signos vitales, ante la impotencia de sus familiares y amigos que la acompañaban.

 

El espíritu de familia, herencia de nuestro fundador, en un solo corazón nos une en el dolor con la familia de Vivian; nuestra solidaridad ha querido expresarse en el acompañamiento cercano de toda la comunidad educativa con la oración y las expresiones de amor, de ayuda y de apoyo. Contando con la presencia del personal de la Institución, estudiantes, padres de familia, Alcalde y concejales de la ciudad, en una capilla ardiente celebramos su Pascua uniéndonos en profunda fe y buscando en Jesús Resucitado la fortaleza y paz para quienes sentimos su ausencia física.

 

Que la vida y legado de Vivian y de tantos jóvenes maristas, sea para nosotros inspiración para vivir la vida como un don, en permanente gratitud y generosidad.

 

Unidos en la oración…

 

Equipo de Espiritualidad y Formación Marista

 

Rate this item
(0 votes)