II Itinerario Formativo

 

Showlist data is not configured

 

II Itinerario formativo a la profesión perpetua

“4º módolo (unificación): Un camino recorrido y otro por recorrer”

 

Hemos llegado al final de nuestro Itinerario Formativo de Hermanos Maristas con votos temporales, en Cochabamba. El cuarto y último bloque del mismo ha tenido como finalidad profundizar en el proyecto personal de vida y hacer cosecha de lo cultivado por cado uno de los participantes en estos cuatro meses. Al igual que los bloques anteriores, en éste se tuvieron diferentes mediaciones que posibilitaron profundizar en los aspectos mencionados.

 

Después de la segunda etapa de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, se comenzó con el taller de Carisma Marista y Proyecto de Vida. Dirigido por el H. Patricio, de la Provincia Santa María de los Andes.

 

Los recursos principales de este taller fueron las fuentes del patrimonio Marista, para buscar el proyecto vital de Marcelino Champagnat. Se analizaron las resoluciones de nuestro Fundador, algunas de sus cartas, testimonios directos sobre él, entre otros escritos, que permitieron profundizar en su camino personal, con el objetivo de iluminar el nuestro.

 

El estudio de la vida de Champagnat permitió ver, en esencia, las bases fundamentales que le impulsaron en su vida, desde la elaboración de su proyecto vital, acorde a su época y formación.

 

El compartir desde la vida personal entre los Hermanos también enriqueció el contenido del taller.

 

A ejemplo de Marcelino, se nos hizo la invitación para ahondar en los fundamentos que sostienen la propia vida y el caminar en ella.

 

En la semana siguiente al taller, se tuvo el espacio amplio, personal y comunitario, para hacer síntesis y recoger los elementos esenciales que aportó el Itinerario a nuestra vida y vocación. El día 10 de junio, lunes, fue de retiro para hacer la síntesis de forma personal y para preparar una presentación con los aspectos más importantes de ésta a los demás Hermanos, en los días siguientes.

 

Desde el martes hasta el viernes, se propiciaron los espacios para compartir la síntesis personal de cada uno. Esto permitió el enriquecimiento mutuo, además de recordar experiencias vividas y compartidas como hermanos en estos meses. El ambiente fue ameno, de mucho respeto y profundidad.

 

El jueves de esa semana, se tuvo también el último paseo comunitario. El lugar de destino fue el Tunari, la parte de la cordillera más alta que atraviesa Cochabamba. El H. Horacio fue nuestro guía y tuvimos la compañía de los pre-novicios, dos laicas y un laico Marista y las señoras que nos han preparado los alimentos en la casa que nos ha acogido durante este tiempo.

 

Además del frío, a causa de la nieve que se hizo presente en nuestro viaje, fue un momento de compartir alegre y fraterno.

 

Al día siguiente, viernes, por la mañana, fuimos de peregrinación al lugar donde se encuentra la Virgen de Urcupiña, en Quillacollo. Como Hermanos Maristas, agradecimos a nuestra Buena Madre por el Itinerario y todo lo vivido en él, además de ofrecerle también el camino que sigue por andar.

 

El fin de semana, como de costumbre, cada Hermano fue a su lugar de apostolado, con la variante de que sería la última vez que se asistiría. Entre nostalgia y agradecimiento, se manifestaron las despedidas en los diferentes sitios en los que se tuvo contacto con personas, en especial, con niños y jóvenes, en donde pudimos ver reflejada la realidad de todo un país: Bolivia.

 

Al final de la eucaristía a la que se frecuentaba ir los domingos en la parroquia de la cual fuimos parte, los sacerdotes a cargo tuvieron también el detalle de despedirnos con palabras de agradecimiento por la presencia de todos y por la colaboración por parte de algunos Hermanos en los grupos de catequesis.

 

Del domingo 16 al miércoles 26 de junio vivimos la última etapa de los Ejercicios Ignacianos, completando así los 30 días en los cuales consiste. Lo reflexionado y vivido en este último bloque fue complemento y base en estos días de silencio y oración, en los cuales también se proyectó la vida, para vivir la quinta semana de los ejercicios, es decir, la vida que continúa día a día.

 

Para finalizar este núcleo, después de los días de retiro, desde el miércoles 26 al sábado 29, estuvieron presentes los Hermanos Provinciales de las cinco Provincias presentes en el Itinerario: Rio Grande do Sul, Brasil Centro Sur, Brasil Centro Norte, Norandina y América Central.

 

Los Hermanos que participamos tuvimos la oportunidad para encontrarnos personalmente con nuestros respectivos Provinciales y compartir los frutos del Itinerario. También hubo momentos comunitarios de escucha, diálogo y de compartir las experiencias significativas vividas en este tiempo. Este encuentro se finalizó con un momento celebrativo para cerrar también el Itinerario Marista Cochabamba 2013, con un delicioso churrasco al estilo gaucho y la alegría del compartir entre hermanos.

 

Ahora cada quien, dentro de pocas horas, comenzará el viaje a casa, a los lugares de misión en donde hemos sido llamados, para hacer vida y realidad todo lo aprendido, reflexionado, profundizado y vivido en estos meses de Itinerario. Llegó el momento de decir adiós, o más bien ¡hasta luego!, y agradecer la compañía, no sólo de los que fuimos parte del Itinerario en estos meses, sino también de todas las personas, Hermanos, familiares y amigos que estuvieron presentes en nuestras oraciones y en nuestros corazones y que han seguido nuestro caminar en estos cuatro meses. Muchas gracias por ser testigos del paso de Dios en nuestras vidas.

 

Rate this item
(0 votes)