Noviciado "La Valla" 2018

 

Caminando con valentía y alegría.

 Ingreso al Noviciado Interprovincial 

“La Valla” de Medellín, Colombia.

 

Febrero 2 de 2018.

 

 

El 16 de enero de este año, Junior Jaramillo (Ecuador), Oscar Bolívar (Colombia), Oscar Soubervielle, Yarib Daza, y Edgar Almanza (México) llegamos con gran alegría al noviciado La Valla, en Medellín, para continuar nuestro proceso formativo y de discernimiento. Fuimos acogidos con cariño por nuestros hermanos de segundo año: Francisco, Michael, Duvan, Juan Pablo, Andrés, Nicolás y Mario, quienes nos hicieron sentir desde el primer momento en nuestra casa.

 

 En un primer momento vivimos un tiempo de inducción, en el que se nos permitió, entre otras cosas, entrar en contacto con la ciudad y los lugares de apostolado. Además, realizamos varias actividades que propiciaron la integración de la comunidad; también tuvimos una introducción progresiva en tiempos de interiorización, oración y conocimiento del nuevo proceso e hicimos la elección de nuestra advocación: “María, mujer valiente que camina con alegría”, todo con el apoyo de nuestros formadores: José Miguel Caballero, Juan Carlos Bolaños y Enrique Ruiz.

 

Para finalizar, vivimos nuestro retiro, meditando y orando sobre cómo queremos vivir esta nueva aventura en la que, con valentía y alegría, nos ponemos en camino, pues así es como deseamos vivir esta etapa del noviciado.

 

Después de preparar con alegría y pasión nuestra celebración de entrada al Noviciado, tuvimos la oportunidad de vivir nuestro ingreso oficial el día 2 de febrero, día de la Presentación del Señor, en que la Iglesia celebra el don que representa la Vida Consagrada. 

 

Celebramos nuestro ingreso con la Eucaristía en un ambiente familiar, con los hermanos José Sánchez (provincial de México Central), César Rojas (provincial de Norandina), Leonardo Yepes (consejero de la provincia Norandina), Hugo Emerson Jiménez (de México Central) y la comunidad de Santo Domingo. En la celebración hubo algunos signos que expresaron nuestro inicio en esta nueva etapa: la entrega de las Constituciones, una imagen de la Sagrada Familia y la cruz marista. Luego compartimos los alimentos en un ambiente fraternal y alegre.

 

Queremos finalizar encomendando nuestro proceso a nuestra Buena Madre por medio de nuestra advocación.

 

María, mujer valiente que camina con alegría:

¡Ruega por nosotros!

 

Rate this item
(0 votes)