Finalidad del Secretariado de Formación.

 

 

El secretariado de Formación de Hermanos  y  Laicos  tiene como misión y  finalidad:

 

  • Ayudar  a todos los miembros  de la Provincia  a discernir y madurar en su vocación  humana y cristiana  en el contexto  de nuestro mundo  contemporáneo,  despertando y alentando una apertura  efectiva a sus realidades , inquietudes , valores y  descubrimientos  en la medida que sean caminos  para concreción del Reino de Dios.

  • Fortalecer el sentido de pertenencia  y apertura  a lo propio, sin desmedro de apertura a la universalidad  humana y  al mundo  de la vida, con sus problemas  y  esperanzas,  y  nuestro compromiso en sus soluciones.

“ La formación incluye  también  la  toma de conciencia de las causas  de exclusión de tantas  personas en nuestra sociedades y  el  compromiso con la justicia y  la sostenibilidad” (ETMM 162).

 

  • Hacer viable, en la  línea  de formación para los hermanos y laicos , las  orientaciones  que nos señalan, los  Documentos Institucionales Maristas      y  de la iglesia  hoy.

  • Fortalecer  la identidad  marista de Hermanos y Laicos, a través de procesos  formativos  integrales, que lleven a la construcción del Reino  de Dios en comunión con la iglesia, el Instituto, la Provincia y cuantos trabajan por un mundo más justo, humano y fraterno

“ Intensificar, desde la propia  identidad, nuestra relación  de Hermanos, Laicas y  Laicos, buscando en comunión  una  mayor vitalidad del carisma en nuestra Provincia”(Segunda llamada del  III Cap. Prov.)

 

  • Diseñar y  acompañar  procesos  en línea de formación específica(Hermanos y  Laicos), formación  para la misión (directivos, personal administrativo y de  apoyo,  docentes, animadores de pastoral infantil y  juvenil, padres y  representantes, orientadores…)  y formación  para la vitalidad  carismática (formación conjunta y  acompañante).

  • Potenciar  las dimensiones  antropológica y  social, evangélica cristiana, eclesial y marista, que lleven a la consistencia y madurez personal, comunitaria e institucional, integradas desde la perspectiva de Jesús para que den respuesta a las necesidades de la persona y del mundo de hoy.

“Incluir en todos  los programas de formación, ya sean  para hermanos o para laicos  maristas, el acompañamiento de experiencias que favorezcan la sensibilización hacia las necesidades de los niños  y jóvenes pobres” (XXI Cap. Gen.  La  Misión Marista en un mundo  nuevo. Propuesta de acción, 4)
 
 
  • Integrar  los proyectos  formativos existentes  en la Provincia, crear  nuevos proyectos y generar  una visión y lenguaje  básicos comunes que faciliten nuestra comunicación, posibiliten la corresponsabilidad, la complementariedad y  subsidiaridad, el  reconocimiento de los valores de cada uno,  sus cualidades y  potencialidades, que nos lleven  a una comunión de vida y de misión.
Rate this item
(0 votes)